Cambios que ha ocasionado el Plan Bolonia en la educación española

30 Nov 2018

En el año académico 2010 - 2011 se instauró el nuevo modelo de Educación Superior Español, conocido como el Plan Bolonia. Este modelo fue aprobado en 2007 por el Gobierno de España, con el objetivo de ingresar en el Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) y lograr modernizar su sistema de educación superior.

En los próximos meses comenzarán sus estudios la octava promoción bajo el Plan Bolonia, por este motivo, queremos analizar qué elementos y novedades ha aportado a la educación española:

- Movilidad: el Plan Bolonia busca fomentar la movilidad geográfica entre las distintas universidades europeas, para ello se han realizado modificaciones en los programas de estudio de los distintos grados, másteres y doctorados, permitiendo la homologación de títulos en los distintos centros europeos. De este modo, el Plan Bolonia busca generar una educación más multicultural y que los alumnos se enriquezcan de experiencias en el extranjero.

- Apuesta por los grados bilingües: buscando nuevamente abrir las puertas y favorecer la incorporación de los estudiantes a un mundo laboral multicultural y globalizado, se han generado distintos grados con la alternativa bilingüe o directamente en inglés.   

- Cambio en las denominaciones y características de los diferentes niveles educativos, existiendo actualmente tres niveles: Grado, Postgrado y Doctorado.

- Trabajos y prácticas: buscando una formación mucho más práctica, se ha incrementado la importancia de los trabajos, generando un mayor equilibrio entre la educación teórica y práctica y logrando una formación más completa.

- Nuevos títulos: con la llegada de nuevos puestos de trabajo, se ha adaptado la oferta académica a los mismos. También se han fomentado las dobles titulaciones, para obtener una formación más amplia.

 

De este modo, desde CRUE Universidades, señalan que, tras ocho años, los principales logros de este plan son:

- Un mejor rendimiento de los estudiantes.

- Una mayor adaptación de la oferta educativa a las necesidades laborales de hoy en día.

- Un aumento de la oferta de grados bilingües.

- Una disminución del abandono de los estudios.

 

Sin embargo, existen diversos retos en los que se debe seguir trabajando, como el fomento de la internacionalización de los estudios, o la adaptación a las nuevas tecnologías con las que los estudiantes deberán enfrentarse en su futuro laboral.